TIEMPO PARA EL CAMBIO

Cuando las Navidades pasadas celebramos en familia y con los amigos la llegada de un nuevo año, nadie podía imaginar lo que estaba a punto de ocurrir.

Ni en la peor de las pesadillas podíamos haber imaginado vivir en un mundo como en el que ahora estamos, Estado de Alarma, lo llaman, por crisis absoluta y confinamiento lo traducimos la mayoría.

Recuerdo con absoluta nitidez los últimos días de clase en enero en la Universidad, hablando con mis alumnos del entorno VUCA (Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad) y los propios alumnos me ponía ejemplos lejanos, como si por vivir donde vivimos y con los privilegios que tenemos estuviéramos a salvo de cualquier invasor, sea esta de cualquier naturaleza, incluida la biológica.

Y estas cuatro palabras ahora no se me van de la cabeza, se han instalado desde el día en que se decreto ese Estado de Alarma que se prórroga y prorroga y al que no le vemos el final.

La velocidad con que ha cambiado nuestro entorno , hasta ese momento que nos parecía tan seguro , la dificultad que se ha tenido para anticiparnos a la crisis, el caos que se ha generado paralizando la actividad económica y la falta de información o la dificultad para interpretar el impacto generado por el Covid – 19 en nuestras vidas , es algo que nos hace replantearnos nuestros valores y que nos tiene que hacer cambiar la forma de ver y entender todo lo que ocurre a nuestro alrededor.

Están siendo días de una incertidumbre que se escapa de nuestro control, de negocios y locales cerrados, y que desgraciadamente muchos no volverán a abrir, de Ertes y servicios esenciales, de teletrabajo, de pasar de cero a cien en digitalización de nuestras empresas, muchas de las cuales todavía se lo estaban planteando y sobre todo son días de mucha, muchísima solidaridad por parte de todos.

Y ante ese panorama tan desolador, podíamos hacer dos cosas, quedarnos en el rincón de pensar, llorando por lo perdido, y aumentando nuestra rabia y confusión o Reinventarnos, y desde luego, las mujeres que formamos parte de Arame, hemos optado por esta segunda vía.

No está siendo nada fácil, para muchas ha sido un salto al vacío, sin ingresos y sin ayudas o llegando éstas tarde, pero, aun así, sabemos que tenemos que mirar hacia el futuro, que las reglas del comercio ya no van a ser las mismas, que los hábitos de consumo se van a transformar, pero en eso consiste la innovación, en generar una autentica transformación, y estamos formando parte de esa nueva realidad social y económica.

Si algo habíamos aprendido de estos años pasados, en los que otra crisis nos golpeó también, es que precisamente, durante estas situaciones convulsas es cuando se dan las oportunidades para el cambio.

Y una de las primeras cosas que quisimos hacer en Arame fue dar voz a nuestras socias , unas auténticas heroínas en esta situación , y les hemos pedido que nos contaran su propia experiencia y ya llevamos recopilados mas de 20 vídeos, y en todos hay una consigna que se repite : no vamos a reblar, seguiremos a pesar de las dificultades , y aun con días malos y mas malos , sabemos que somos una caja llena de recursos (Blanca Fernádez-Galiano) o que la clave es innovar y especializarse (Belén Arcos) que somos reversibles (María José Galardón) , que estamos acostumbras a luchar y a reinventarnos (Beatriz Lucea Valero) o ser fuertes es nuestra única opción (Nathalia Antas).

Solo he plasmado una parte como digo de todos los testimonios que nos están llegando, pero seguro que a estas alturas ya os habéis dado cuenta, la palabra clave es Positividad.

A pesar de la falta de liderazgo internacional y nacional, a pesar de la inseguridad jurídica que estamos viviendo, a pesar de tener roto el corazón por la pérdida de tantas vidas de las que ni tan siquiera nos hemos podido despedir, a pesar de todo esto y más, nuestra capacidad de Resiliencia no tiene límites, y no nos vamos a rendir …

¡Arame esta en ‘modo ON’!

____

María Jesús Lorente Ozcáriz

Presidenta de ARAME