NUEVA NORMALIDAD

Podría ser el título de una película de ciencia ficción o una novela futurista, pero no nos podemos dejar engañar por las apariencias.

Nueva normalidad versus vuelta a la normalidad, ¿Qué diferencias hay? ¿Es lo mismo? ¿Qué significado podemos darle?

Esta realidad tan compleja que estamos viviendo nos tiene reservadas muchas sorpresas, diariamente se nos cambia el guion, nos cuesta asimilar en qué fase de la desescalada estamos, y nos da miedo salir y que tengamos que retroceder, es muy comprensible el miedo que a menudo se nos ha instalado en este largo proceso.

Volver de nuevo significaría hacer lo que habitualmente veníamos haciendo hasta que se declaró la Pandemia del Covid-19, con nuestros pequeños comercios, con las medianas y pequeñas empresas, con los autónomos luchando por remontar la crisis que nos había azotado en el 2008, poniendo todo nuestra ilusión y pasión por sacar adelante nuestros proyectos, viviendo en un mundo donde la presencia y el contacto físico, sobre todo en nuestra cultural es tan importante y necesario.

Volver a la nueva normalidad significa que muchas micro empresas, autónomos y pymes no van a poder abrir sus negocios, que la forma de atender a nuestros clientes ya no será igual , que los rituales de desinfección se convertirán en rutina diaria , que tendremos que mantener el distanciamiento social , que si bien nos permitirá estar a salvo del maldito virus , emocionalmente nos pasara factura , que no sabemos cuándo podemos visitar a nuestros familiares y amigos que residen en otras zonas , ahora delimitadas por la fase de desescalada en la que nos encontramos , significa que a la crisis sanitaria le seguirá la crisis económica.

Y poco a poco, se va instalando la necesidad de volver a empezar, de retomar las relaciones personales y profesionales, y lo hacemos a través de esa nueva realidad que son las video llamadas, se ha vuelto tan cotidiano que ya forma parte de la nueva cultura, todo es nuevo, y, sin embargo, tampoco parece que estemos de estreno.

No suelo ser pesimista, bien al contrario, suelo ver siempre el lado positivo de las situaciones, es precisamente la perspectiva optimista la que nos permite salir a flote y poder reconducir los problemas que se nos presentan, y tengo la sensación de que hemos tenido un tiempo para recogernos y ahora toca rehacernos, y eso siempre es difícil.

Así que no quiero seguir hablando de nueva normalidad, no tiene ningún sentido, tengo la sensación de que me bloquea, quiero pensar en un nuevo modelo, en la transformación necesaria para salir adelante como País y como sociedad, y sobre todo contando con el tejido empresarial, que, sin duda, somos una parte esencial para alcanzar la solución global de esta crisis.

Y si tenemos que reinventarnos, lo haremos, lo importante es tener una estrategia a seguir, utilizar la planificación y por una temporada alejarnos de la improvisación.

Es tiempo de construir y ahí estaremos, ¡las empresarias y autónomas de Aragon siempre en ‘modo ON’!

_

María Jesús Lorente Ozcáriz

Presidenta de Arame